Medio ambiente

Optimización del recurso Agua

Consciente del valor ambiental y productivo del agua, principal recurso en la producción intensiva de salmonideos, Sealand basa su proceso productivo en la reutilización de un 98% del agua de sus sistemas. Esto es posible mediante tecnologías de recirculación que permiten reducir al mínimo el uso de este elemento y el impacto ambiental relacionado a sus procesos.

Entre las grandes ventajas de un sistema de recirculación versus uno de flujo abierto, se encuentran que el primero permite manejar diversas variables ambientales que afectan directamente a los peces, tales como temperatura, salinidad, oxígeno, PH y luminosidad. Con la información disponible, es posible corregir rápidamente eventuales desviaciones y así aumentar la productividad. Esta gestión sobre las variables también asegura el bienestar de los peces.

En Sealand, utilizamos agua dulce extraída de pozos profundos y también agua de mar. Todos los afluentes y efluentes de nuestra piscicultura pasan por unidades de tratamiento, los que pueden ser UV y ozono. En cuando a los lodos resultantes del proceso, estos son retirados del efluente, trasladados y dispuestos externamente.

La mortalidad de peces que puede generarse durante todo el ciclo de producción se trata con un sistema de ensilaje, donde la mortalidad es acopiada en un contenedor o silo hermético, transformándola en materia inerte, que no contamina ni genera olores. Este desecho es transportado fuera de la piscicultura para su disposición final.

Sealand desarrolla un Plan de Gestión y Conservación de Flora, Fauna y Biodiversidad, en el cual establece medidas para minimizar los impactos significativos sobre el medio ambiente y la diversidad originados por la operación de las pisciculturas. Este plan considera, entre otros, el monitoreo de los residuos señalados en el párrafo anterior, como también la limpieza de estero y playas (vea más en nuestras noticias).